De subvenciones, ayudas y otras hierbas…

¿Qué son las ayudas y subvenciones?¿Para que fueran creadas? ¿Para quiénes? y ¿En beneficio de quiénes? Las subvenciones y/o ayudas están dirigidas a quienes están en situación de exclusión y desamparo, ya sea debido a motivos sociales, laborales o de salud. Son financiadas con fondos públicos y dando cumplimiento a la Constitución que establece determinados derechos humanos y fundamentales.
El derecho a la sanidad, educación, trabajo y vivienda, forman parte de los derechos que nos asisten a todos los ciudadanos sin ningún tipo de discriminación.
Siempre existe la excepción que confirma la regla. Muchas veces que lleguen estas ayudas a los colectivos que realmente lo necesitan depende de la voluntad humana del funcionario y de su empatía. Es cierto que existen determinados requisitos a cumplimentar por parte del demandante pero también es cierto que la persona receptora de esa petición participa activamente de que llegue o no a buen término dicha solicitud. El problema aquí recae en que muchas veces el funcionario, se considera un infalible juez, capaz de prejuzgar para admitir o no a trámite la petición.
Una solicitud de ayuda sea cual fuere, sufre siempre un veto discriminatorio, en lugar de darle entrada, dejar actuar a las personas encargadas de evaluar la petición y que se hagan cargo de ello.
No estoy diciendo nada que no haya sufrido en mis propias carnes, al igual que yo muchas personas hemos tenido que enfrentarnos al paredón de funcionarios posesos de soberbia y arrogancia.
También hay que reconocer que las condicionantes cambian con el tiempo y que no siempre son racionales. Es decir que muchas veces tallan en la incoherencia.
Pongamos un ejemplo, en cuanto a las ayudas de alquiler. Una persona qué es cabeza de una familia monoparental, con hijos a cargo y que paga un alquiler de más de 600 €, está fuera de la ayuda de alquiler.
Si esta persona al mismo tiempo esta desempleada y percibe únicamente una ayuda del Estado de 430 €, mas lo que judicialmente le corresponde a sus hijos, a causa del convenio suscrito en el acto del divorcio. Cualquiera en su sano juicio pensaría que esta persona debería estar incluida dentro de las ayudas de alquiler, pero cómo existe un tope de 600 € en el alquiler, esta familia que se encuentra en peligro de exclusión, no puede acceder a dicha ayuda. ¿Es esto coherente? Pues me temo que no. ¿Porqué? Porque el alquiler se ha ido de las manos y está a precios desorbitados. La persona que solicita la ayuda para pagar el alquiler, evidentemente no fue quien estableció el monto de ese alquiler, es de suponer que cuándo suscribió el contrato de arrendamiento lo hizo porque podía hacer frente al mismo y seguramente porque fue el que encontró más idóneo para su economía.
Debido a la inflación que hay en cuanto a alquileres y a ventas de inmuebles, nos están diciendo que nuevamente nos enfrentamos a una burbuja inmobiliaria. ¿Los alquileres pueden resultar inaccesibles para muchos? O ¿existe un verdadero desfasaje en la relación salarios – alquileres?. Dependiendo del lugar donde se viva, sí estamos hablando de Barcelona y Madrid es posible que estos alquileres vayan mucho más allá de lo que cualquier trabajador pueda amortizar.
En Madrid se está llegando a pagar por una habitación entre 600 € y hasta 800 € algo a todas luces escandaloso y mas aun que el sistema, qué el gobierno permita este tipo de usura, que podríamos tacharlo asimismo de atropello.
Existen también ayudas autonómicas como por ejemplo la Renta Garantizada de Ciudadanía de Cataluña, establecida actualmente en 604 € ¿Quiénes están usufructuandola? ¿A quienes se les ha concedido? ¡Si es que esta cobrándola alguien realmente! En este caso puedo asegurar que los mismos funcionarios encargados de recepcionar la documentación, se preguntan quien realmente es beneficiario de esta ayuda, dado que no se conocen personas que realmente la estén recibiendo.
Debo pedir perdón en caso de estar equivocada, pero creo que las ayudas están siendo manipuladas políticamente para crear entre la población una empatía qué lejos está de existir.
Es de pública notoriedad que los ciudadanos por lo general se quejan de qué todas las ayudas están dirigidas a un determinado colectivo, específicamente me refiero a “inmigrantes” y sinceramente me he topado en la vida con muchos de ellos de diversas nacionalidades, quienes unos perciben ayudas, mientras que otros no.
Unos más, unos menos y otros ninguna. ¿De que dependen las ayudas? Todas ellas, como ya he dicho requieren el cumplimiento de ciertos requisitos para poder acceder a ellas, pero más allá de que puedan llegar a ser beneficiarios o no de ellas, los emigrantes. Primeramente deberíamos detenernos a pensar si realmente son culpables ellos o quiénes son los encargados de decidir a quién se le da o a quién se le niega Desde lo personal puedo afirmar que siempre que he intentado acceder a una de ellas, motivada por circunstancias económicas adversas, me ha resultado bastante difícil hacerlo, porque sistemáticamente me he topado con funcionarios un tanto despóticos, irracionales y poco empáticos, pero también debo decir que he encontrado personas serviciales, con vocación de servicio, empáticas y con calidad humana. ¡Como todo en la vida! Hay de todo en esta viña del Señor. Durante algún tiempo y debido a problemas personales me he encontrado en una situación de bancarrota y pude disfrutar de la ayuda de alquiler porque era familia monoparental, porque tenía dos hijos a mi cargo menores, una madre mayor y porque mis ingresos eran minimos. Entonces percibía la ayuda de alquiler, pero como todo los políticos lo ponen patas arriba y debido a algunos cambios que hubieron en las condicionantes, me tope un buen día con qué las ayudas y subvenciones me dejaban de pertenecer. ¿Porque? Seguía trabajando en la misma empresa, percibiendo un salario indigno que no llegaba a ser mileurista, mi familia era la misma y seguía viviendo en el mismo piso de alquiler. Algo había variado evidentemente para dejarme fuera de la ayuda. ¡El monto de mi alquiler! El ajuste anual paso de 598 € a 620 € … ¡Habia traspasado el limite de los 600 €! ¿Era mi culpa? Para colmo de ello me quede sin empleo, cualquier persona en su sano juicio pensaría que en ese momento mas que nunca debería percibir esa ayuda. ¡Pues no! Entonces resulta lógico preguntar ¿Para que fueron creadas? ¿Para quiénes? y en beneficio ¿de quiénes?
Exactamente sucede lo mismo con la Renta Garantizada de la Ciudadanía, conozco muchos casos de personas que realmente lo necesitan, que la han solicitado y que les han sido denegadas, tras dormir la resolución mas de seis meses…
Lo que deberíamos dilucidar a conciencia, es si las ayudas no son utilizadas políticamente, para engañar a la población. En general el Estado debe velar por el bienestar de la población, de TODA la población.
La salud se ha quebrado, listas interminables de espera, falta de facultativos, falta de personal, de recursos y de todo lo necesario para el buen funcionamiento de la sanidad. Nos venden políticamente que la sanidad es gratuita, cuando no es así. En realidad se financia con nuestros impuestos, con nuestros aportes a la seguridad social. Lo mismo pasa con la educación. Y justamente las tijeras se afilan mas en estas materias. ¿Porque recortes en sanidad? Para desviar pacientes a sanidad privada, de pago y exponer a quienes no pueden financiárselo a un servicio deficiente. ¿Porque recortes en educación? Quien puede pagar educación privada seguirá estudiándo y formándose. Quienes dependen de la educación pública reciben un “barniz” educativo, un pueblo menos preparado, es un pueblo mediocre, y por ende mas fácil de gobernar. Si a ello le sumamos las mega matrículas que deben pagar quienes desean estudiar y forjarse un futuro, y las becas restringidas, podemos comprobar el “desgano” político para incentivar a los jóvenes a convertirse en profesionales, universitarios que mejorarían en mucho el futuro del país. En lugar de ello han propiciado un éxodo de profesionales de la medicina, educación, ingeniería, etc. ¡Y ahora demandan a UE 1000 profesionales en medicina! Lo mismo ha pasado con los inmigrantes, envenenando a la población, creando xenofobia, racismo, división y manipulando a la gente para que regresaran a sus países. La mayoría de esos inmigrantes, realizaban trabajos que ningún nativo quería realizar. Esto deriva en otro problema, que radica en un desconocimiento de los orígenes migratorios de esta sociedad. Pretender ocultar esto, es como querer tapar el sol con un dedo. Pero dada la hipocresía de los políticos, que apoyados con la complicidad de los medios de comunicación, manipulan la opinión pública.
¿Es posible que seamos capaces de creer las promesas y benevolencia de quienes ocupan cargos gracias a nuestros votos? De sobra sabemos que no es posible. Fueron electos para representarnos y velar por nuestro bienestar, les pagamos magníficamente por realizar su trabajo y en lugar de cumplir con su cometido, nos mienten compulsivamente y traicionan la confianza depositada en ellos. ¡Visto lo visto ninguno nos ofrecen tales garantías! La mayoría nos han respondido con deslealtad, corrupción, fraude, malversación, etc etc.
A propósito de este intrincado tema les invito a leer una novela que se mete en el nido de serpientes de la política, la iglesia y…

CULTO A SANTA HIPOCRESÍA
Desde tiempos inmemoriales la sociedad ha destacado por profesar un culto muy especial a la hipocresía. Nuestra sociedad actual ha sido seducida y deslumbrada de manera tal que se ha catequizado rindiendo culto absoluto y unánime a “Santa Hipocresía”.En función de obtener beneficios, réditos o simplemente representar y aprobar con nota el papel de una reputación intachable o buena persona, el ser humano es capaz de cualquier quijotada osada en pro de obtener sus propósitos.”Santa Hipocresía” parece ejerce algún tipo de seducción especial que logra apoderarse de políticos, religiosos, empresarios… Esta novela narra, desde la ficción hechos ocurridos en un “lugar en el mundo”, un país donde la corrupción, el suspenso, la intrigas, traiciones y también el romance, involucra a su monarquía, gobierno y a su iglesia. Intereses que convierten a los personajes en depredadores, capases de cualquier cosa con tal de lograr su objetivo. Ambición, codicia, sed de poder, un peligroso cóctel que puede resultar letal. ¿Es una sátira? ¡Quizás! O quizás simplemente sea la recreación de un cumulo de historias rockambolescas que se acercan peligrosamente a la realidad que vive la sociedad actual.

Anuncios

1 comentario en “De subvenciones, ayudas y otras hierbas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close