La “mala” memoria y la amnesia, dos pandemias que DEBEMOS combatir.

Hoy hablaremos sobre la mala memoria y la amnesia que sufre es el humano.
Todos actuamos de acuerdo a lo que el entorno nos brinda somos un fiel reflejo de los mandatos que nos están enviando desde el limbo del poder Olvidamos sistemáticamente cosas que son primordiales y por eso volvemos a tropezar con la misma piedra, una y otra vez Parece ser que somos proclives a olvidar aquellas cosas relevantes que inciden nefastamente en nuestras vidas.
Existe lo que se llama mente selectiva y es esta la responsable de archivar todo aquello que no nos complace, o que de alguna forma nos afectan o perjudican.
Desde que somos concebidos vamos generando y registrando recuerdos; durante nuestros primeros años de vida guardamos episodios que quedan grabados en el “disco duro” de nuestro inconsciente. En esa etapa de nuestras vidas, no somos conscientes de ello, pero están allí para bien o para mal.
Durante nuestro deambular por esta vida continuamos atesorando vivencias, recuerdos, y ninguno de ellos llegamos a olvidalos realmente, permanecen ocultos, acechándonos, dependiendo de la relevancia que tengan.
Es posible afirmar que esconder hechos, tergiversarlos u ocultarlos es igual a mentir, y nos crean una falsa realidad.
Personalmente evito escuchar o ver noticieros, porque considero que son la antesala del gran circo mediático orquestado desde el “poder” para engañar, ocultar y manipular a la opinión pública. Buscan el beneplácito de la audiencia, actuando como verdaderos depredadores a la hora de “desinformar” y ser cómplices en el arte de manipular a la gente. Para ello se valen de la ingenuidad, la inocencia y de la “mala memoria” de las personas. Sembrar cizaña, hacer comentarios mal intencionados o maliciosos para crear confusión y caos son sus armas favoritas.
Ocupan una aventajada posición avalada por quienes mueven los hilos del mundo, dado que son sus legítimos dueños. El alcance masivo de la “pequeña” pantalla, la hace idónea para los fines predeterminados ya sean políticos, económicos, deportivos o religiosos. Por ello es posible ver a “grandes” pastores de diversas iglesias que poseen cadenas de televisión a su servicio las 24 horas del día; cadenas destinadas a “vender” infinidad de artículos para los mas diversos usos; canales de “clubes” de fútbol, etc. …
¡Y tenemos también a las grandes cadenas! Propiedad de grupos CAPITALISTAS, cuya pluralidad e imparcialidad genera controversia y se encuentra en entredicho.
Todos ellos influyen, exprofeso, en el raciocinio de las personas. ¿Que es el raciocinio? Es ni más ni menos la facultad de nuestra mente que permite aprender, entender, razonar… ¿Para qué? Pues para tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad, y es de ello precisamente que se valen los medios de comunicación, irrumpiendo en nuestras vidas y distorsionando generalmente la realidad, para “convencer y manipular” a las personas. El mundo es para cada uno de nosotros diferente, como decía El Principito “NADA ES VERDAD, NADA ES MENTIRA. TODO DEPENDE DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA”. Todos somos diferentes e irrepetibles, ni mejor ni peor ” distintos”, “únicos”, pero estamos condicionados y dominados por el EGO y éste no suele ser muy buen consejero.
Fabricamos nuestras propias armas de acuerdo con nuestra propia habilidad y raciocinio.
Por citar otra frase célebre de El Principito que se ajusta a este tema, diré que ” LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS”, por ello permanece oculto, dormido en nuestra mente subconsciente.
Todo esto lo saben los líderes políticos – religiosos y de ello se aprovechan para “vendernos” su producto. Son como encantadores de serpientes que nos hipnotizan para guiarnos por el sendero mas “conveniente” a sus intereses.
Cuando un determinado partido político, que ya ha gobernado está en campaña electoral, busca argumentos para convencer, destacando posibles logros y ocultando su parte oscura. Mienten sistemáticamente, disfrazan la realidad o dicen verdades a medias, en pro de lograr sus objetivos. Lo mismo hacen los líderes religiosos, los fieles son potenciales “clientes”, y deben disuadirlos de sus bondades.
Conozco casos de iglesias que tienen montado un verdadero sistema dedicado a engañar, a captar incautos, a aprovecharse de la buena fe y de la necesidad de la gente. Iglesias que piden el diezmo, y que es capaz de ofrecer préstamos para embaucar a la gente… Lo mismo pasa en la política, mismo modus operandis, mismas herramientas… Todos son “vendedores de sueños” y todos buscan su propio bienestar…
Para ello se valen de cualquier tipo de artimañas, “EN EL JUEGO Y EN EL AMOR, TODAS LAR ARMAS VALEN”.
Se convierten en mentirosos compulsivos a tal extremo que ellos mismos llegan a creer sus propias mentiras. Son verdaderos maestros en el arte de “seducir” , operan como verdaderas empresas, con un plan de marketing, guiones y un plan preconcebido que los conduce hacia su triunfo, sin medir las consecuencias de sus actos, olvidados de valores, ética y moral. ¿Como lo hacen? Apelando a la mala memoria, a la amnesia que padece la mayoría de la sociedad y utilizando todos los medios a su alcance, pero principalmente el miedo, el temor, las creencias y las limitaciones…
Hipocresía, lobos disfrazados con pieles de cordero, verdaderos dementes guiados por su ambición desmedida, su sed de poder y su codicia…
Vivimos bombardeados de noticias e informaciones cuya única intención es dominarnos, manipularnos, engañarnos… ¿No sera hora de DESPERTAR del letargo, recuperar la memoria junto con el DOMINIO de nuestras vidas?

En la novela CULTO A SANTA HIPOCRESÍA, se narran hechos que se asemejan a la realidad… Interesante leerla para discernir realidad de ficción…
Adelanto una reseña de la novela para ambientarlos en la gran mentira que a diario nos “venden” políticos, religiosos, periodistas…

Reseña del editor

Desde tiempos inmemoriales la sociedad ha destacado por profesar un culto muy especial a la hipocresía. Nuestra sociedad actual ha sido seducida y deslumbrada de manera tal que se ha catequizado rindiendo culto absoluto y unánime a “Santa Hipocresía”.En función de obtener beneficios, réditos o simplemente representar y aprobar con nota el papel de una reputación intachable o buena persona, el ser humano es capaz de cualquier quijotada osada en pro de obtener sus propósitos.”Santa Hipocresía” parece ejerce algún tipo de seducción especial que logra apoderarse de políticos, religiosos, empresarios… Esta novela narra, desde la ficción hechos ocurridos en un “lugar en el mundo”, un país donde la corrupción, el suspenso, la intrigas, traiciones y también el romance, involucra a su monarquía, gobierno y a su iglesia. Intereses que convierten a los personajes en depredadores, capases de cualquier cosa con tal de lograr su objetivo. Ambición, codicia, sed de poder, un peligroso cóctel que puede resultar letal. ¿Es una sátira? ¡Quizás! O quizás simplemente sea la recreación de un cumulo de historias rockambolescas que se acercan peligrosamente a la realidad que vive la sociedad actual.

Anuncios

1 comentario en “La “mala” memoria y la amnesia, dos pandemias que DEBEMOS combatir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close